Empezar a hacer ejercicio después de los 50

Empezar a hacer ejercicio después de los 50

Publicado : 24/09/2019 - Categorías : BELLEZA Y BIENESTAR , CUIDADOS DEL CORAZÓN

La tan conocida frase de “nunca es tarde” la utilizamos muchas veces a lo largo de nuestra vida. Respecto al tema que tratamos en este artículo esta frase es importante, siempre teniendo en cuenta algunos aspectos fundamentales para hacerlo con eficacia.

1.- Tomar consciencia de la importancia de salir del sedentarismo.

Es posible que nuestras actividades cotidianas nos hayan obligado a llevar una vida sedentaria, sin tener la percepción de la necesidad de ejercitarnos de forma habitual. Ahora es el momento de salir de esta situación, no hay porque postergarlo por más tiempo.

2.- Motivación.

La principal motivación se deriva de los beneficios que vamos a obtener, tanto físicos como psicológicos. Pero además, debemos saber qué metas perseguimos. Una forma eficaz para no rendirnos casi antes de empezar, es hacerlo en compañía o en grupo, con familiares y amigos que estén igualmente dispuestos a respetar las rutinas que nos vamos a marcar.

3.- Planificación.

Podemos optar por pedir ayuda inicial de un experto, por ejemplo a un preparador físico del gimnasio, si es una de las actividades elegidas. La información de la que disponemos en internet nos puede aportar igualmente fórmulas que se adapten a nuestras necesidades. Muy importante serán las indicaciones de nuestro médico de familia, al que será conveniente informar de nuestras pretensiones. No solo nos va a animar con esta idea, sino que además nos aportará sobre algún dato importante que debamos respetar. Con esta información previa, podremos marcarnos una rutina de ejercicios apta para nuestros fines.

4.- Objetivos realistas.

La elección del deporte que queremos practicar es crucial. Hay que tener en cuenta el nivel físico en el que nos encontramos. Debemos adaptar nuestro cuerpo a la actividad y una buena opción es mediante marchas en plena naturaleza, lo cual además nos va a ayudar a ir oxigenando nuestro organismo, aumentando la actividad de forma paulatina.

Si optamos por actividad física en gimnasio, con aparatos o en clases programadas, debemos ser conscientes de que el resto de los compañeros quizá lleven más tiempo, y no podemos pretender seguir su ritmo. Lo vamos conseguir si mantenemos una continuidad.

La edad nos aporta un grado de serenidad muy apreciable. La impaciencia y las prisas por conseguir objetivos desaparecen para dar lugar al gozo de ir avanzando en nuestras metas. Los resultados van a ser visibles para nosotros, que es lo más importante, en muy poco tiempo. Solo nos queda lo más importante: ponernos en marcha.

Artículos relacionados

Share