Los niños en la cocina

Los niños en la cocina

Publicado : 20/01/2020 - Categorías : BELLEZA Y BIENESTAR , HOGAR

Los niños juegan imitando a los mayores, sus profesiones, actitudes, gestos, etc. Además de tomarlo como un juego, participar con nuestros hijos en ciertas actividades, resultará muy gratificante para todos.

Una de dichas actividades es la de cocinar. Es posible que seamos los mayores los que les ponemos freno, simplemente por afán de protección. Vemos como en programas de televisión niños de muy corta edad manejan utensilios que en principio pueden suponer algún riesgo, pero hay que comprender que en todo momento están supervisados por adultos.

Ventajas y beneficios de que los niños ayuden en la cocina

Participar juntos en la preparación de la comida, recetas de repostería, incluso el simple hecho de permitir que ayuden con alguna de las elaboraciones, supone pasar un tiempo precioso con nuestros hijos.a

¿Qué estará aportando a nuestros niños esta actividad?

- Vamos compartir tiempo de calidad beneficioso para todos los miembros que estemos participando.

- Aprenderán a manejar utensilios, dentro de sus posibilidades, y bajo supervisión, que les aportará destreza en su uso.

- Fomenta la creatividad.

- Aprenden a cerca de los hábitos alimenticios, al tiempo que conocen sobre las costumbres y tradiciones culinarias de la familia.

- La comunicación se hace más fluida, lo cual supone un aumento de la autoestima del niño al comprobar su utilidad en este campo.

- Aprenderán de la importancia del orden y la limpieza.

- Pueden ir probando alimentos nuevos, especias, elaboraciones diferentes con mucha imaginación.

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de cocinar con nuestros hijos?

- Es conveniente preparar el terreno previamente. Buscar un lugar donde el niño se sienta cómodo, y mucho más teniendo en cuenta los utensilios que se vayan a utilizar.

- Si tiene que manejar cuchillos, observar en todo momento el manejo para que no tenga problemas, pero que poco a poco les ayude a ir cobrando confianza y buen manejo. 

- Elegir recetas que sepamos le van a agradar. 

- Es necesario no marcarse un tiempo límite, ni pretender que se manche poco. Sin agonios de ningún tipo.

¿Qué se puede preparar para empezar?

Desde una elaboración sencilla como puede ser un postre a base de frutas en macedonia, con un poco de crema o nata para acompañar, hasta un bizcocho, o muffins, o bien pueden participar en el empanado de filetes de carne o pescado, todo es posible. Solo habrá que organizarlo todo previamente.

Una idea estupenda es dejar que ellos preparen una ensalada que incluya los alimentos que más les gustan, sin limitarles, es posible que nos sorprendan.

Esta actividad se puede convertir en un hábito regular en el que el niño, a la vez que aprende, aporta ideas. Y lo mejor, se comparte un tiempo maravilloso a la vez que se  refuerzan los vínculos entre todos los miembros de la familia.

Artículos relacionados

Share